Visones y Coronavirus

17 millones de visones fueron sacrificados solo en Dinamarca por la detección de brotes de Covid-19 (datos actualizados enero por la OIE 2021).


Lo asombroso no es el número desorbitado de animales que perdieron sus vidas por la aparición de estos brotes, sino que a día de hoy siga existiendo semejante mercado a gran escala de producción de piel de visón. Europa es el principal productor mundial con más de 10000 granjas. ¿Y para qué, para vestirse con la piel de un animal? ¿No ha evolucionado suficiente la tecnología para poder encontrar materiales con las mismas funciones? Parece absurdo, pero sigue siendo una realidad. Y no son solo visones, también se crían mapaches, zorros, chinchillas, conejos, etc. Se estima que más de 100 millones de animales pierden sus vidas cada temporada en la industria de pieles a nivel mundial.


Des del punto de vista veterinario y del bienestar animal estas granjas trabajan bajo mínimos. La mayoría son pequeñas y antiguas con medios tecnológicos y equipamiento muy básicos con el objetivo principal de maximizar el rendimiento de los visones para la producción de pieles. Los animales viven confinados en pequeñas jaulas durante todas sus vidas donde el estrés crónico, depresión, agresividad, automutilación, canibalismo y infanticidio son consideradas conductas “normales”. Todos estos factores provocan que la prevalencia de enfermedades y la tasa de muerte sean altas, un lugar perfecto para lo que ha sucedido recientemente, brotes de SARS-CoV-2. Y acto seguido, granjeros infectados por la misma variante, la primera transmisión animal-humano documentada en el mundo. Poco después más de 300 personas contagiadas por la variante de los visones. A lo cual Dinamarca, el mayor productor a nivel mundial, respondió con un sacrificio en masa, 17 millones de visones sacrificados.


No es necesario, a día de hoy es totalmente innecesario utilizar animales para vestirnos. La tecnología ha evolucionado suficiente como para tener recursos para vestirnos en tiempos fríos. Además, la industria de las pieles vive en el pasado, países con escasas regulaciones como China con grandes densidades de animales en condiciones de salud e higiene mínimas suponen un riesgo continuo para la aparición no tan solo de brotes de Covid-19 sino de numerosas enfermedades con potencial zoonótico. Aunque no ha habido que ir tan lejos, esta vez, para presenciar el último desastre, ya que han sido las granjas europeas donde se han documentado estos brotes de Covid-19.


Para elaborar un abrigo de piel se necesitan entre 150-300 chinchillas, 200-250 ardillas, 50-60 visones o 15-40 zorros. Es extremadamente importante ser un consumidor responsable. Obviamente alguien con dos dedos de frente no va a comprarse a sabiendas, a día de hoy, un abrigo hecho con 300 animales muertos pero el mayor problema está en la ropa barata. La vemos sobretodo en invierno cuellos de abrigo, bordes de capucha, accesorios y el consumidor supone que por ser barata es artificial pero la piel de origen animal está lejos de haber desaparecido de los escaparates. La supuesta piel falsa es a menudo de mapache donde su producción es particularmente barata en la industria china.

(Vídeo de la producción de pieles de mapache en una granja del sureste asiático. ¡Atención! Contenido altamente gráfico https://newsroom.humanesociety.org/video/video.php?bctid=4752416793001&channel=973092892001). Sé un consumidor responsable, documéntate sobre el origen de las materias primas de las marcas que compras habitualmente y asegúrate que no contienen piel de origen animal, especialmente si es barata.


Por suerte o por desgracia, los últimos sucesos han provocado que muchos países especialmente en Europa se hayan sumado a las políticas de restricción y hasta hayan prohibido la producción y comercialización de productos fabricados con piel animal (España no es uno de ellos). Sin embargo, la industria de pieles sigue moviendo la escalofriante cifra de alrededor de 35 billones de euros a nivel mundial y está lejos de frenar en un futuro próximo. Aporta tu granito de arena dando luz a esta oscura industria. ¡Comparte y difunde, la información es poder!